El libro Como crecen los lirios en el agua resulta de un proyecto que, coordinado por la escritora Ángela Mallén, se gestó a lo largo de dos años en el seno del Taller de Escritura Creativa de ASAFES (Asociación Alavesa de Familiares y Personas con Enfermedad Mental).

“Este es un libro de aventuras mentales y emocionales. Es un libro de preguntas y búsqueda de respuestas en el que se abrazan poemas escritos por poetas reconocidos y poemas escritos por personas con enfermedad mental. El propósito que recorre el Proyecto VECTORES es contribuir a adelgazar el estigma de la enfermedad mental y evidenciar que las así llamadas Personas con Necesidades Especiales también pueden, y deben, ser consideradas con Capacidades Especiales si éstas se hacen visibles. Porque el arte abarca, invita y responde a todo tipo de vidas y de perfiles psíquicos. La antología recoge las voces de 17 autores que comparte esta visión y han tenido por ello la generosidad de colaborar.” (A. Mallén)

Era necesario dar forma, unidad y sentido plástico a todo el material: poemas, textos, ilustraciones, fotografías de archivo, biografías: 2 años de trabajo en el taller de escritura. Cada elemento por separado tiene su historia y su fuerza, pero para transformarlos en un libro-objeto hacía falta unirlos de alguna manera y encontrar su personalidad como un todo, sin perder la esencia del arte bruto. Por ese motivo todo el material gráfico que utilizamos está hecho por los participantes o fue creado en el taller.
La base del proyecto es el concepto de Vector, “agente que transporta algo de un lugar a otro”, según la definición de la RAE. La línea recta está presente de forma sutil en todo el libro, como su hilo conductor, para indicar de dónde parte y hasta dónde va cada vector y conectar así todos los agentes.
Las ilustraciones de Irtaxe Ochoa, también usuaria del taller, dan vida a las guardas y a las portadas internas. La gama cromática del libro está basada en los colores intensos de sus ilustraciones, las cuales marcan un contrapunto con las páginas en gris, donde están los textos que explican el proyecto a lo largo del libro. La portada es roja, cargada de energía y emoción como el propio libro. La letra es de Mari Paz Vélez, quien también participó en el taller.