Con el objetivo final de reforzar su imagen de marca y poner en valor su filosofía de trabajo, la agencia de comunicación y publicidad Sormen Komunikazioa, me encargó el diseño de una idea para construir una experiencia memorable para sus clientes, una manera única de entender la relación cliente-agencia.

Sormen valora cada cliente como un único especial y pretende que el propio cliente así lo perciba, así se sienta. Satisfecho, escuchado, bien atendido y respaldado. Por ello, en su apuesta por mantener viva esa relación, aproximar y humanizar sus servicios, se le propone crear una experiencia de marca orientada en la estimulación de sus sentidos.

Como herramienta comercial de marketing, Milagros a Lourdes, junto a Sormen Komunikazioa, propuso crear la “Quintaesencia”, una fragancia única y personalizada, una edición especial hecha a mano, creada exclusivamente para los y las clientes.

La “Quintaesencia” se presenta en un pequeño bote de cristal marcado con el logo de Sormen y relleno de una mezcla de aromas a hierba fresca, espliego, romero, hojas frescas de roble y musgo que nos trasladan a las praderas y bosques de Euskadi. Junto a la fragancia, un folleto bajo el claim “Nuestro aroma, nuestra esencia” en el cual se explica la verdadera filosofía de Sormen, su manera de ser, sentir, pensar y hacer. Tanto en el folleto como en tarjetas mediante un barniz UVI, aplicado a una “pattern” de los símbolos representativos de Sormen, se pretende trasmitir la sensación de gotas (de la fragancia). Esto unido al uso de un papel especial, un PLIKE, que trasmitiese una nueva sensación al tacto y reforzase el efecto del UVI, nos intensifica la experiencia sensorial además de darle el valor añadido de un producto exclusivo y premium.

El envío, al igual que el producto, se ha realizado de manera especial y personalizada, desplazándose y entregando la fragancia, en mano, a todos y cada uno de los clientes, explicando por qué ese aroma, esa esencia, está creada en exclusiva para él o para ella.